La Catedral de Sal

Hipertensos, abstenerse!

Fuera de cualquiera sea la cantidad de sal que uno pueda consumir, y de cualquier broma mala que uno pueda hacer (como esta), la Ciudad de Zipaquirá y su Catedral y Mina de Sal son una visita obligada para quienes pasean por Colombia.

La Catedral de Sal es diferente a las Catedrales que acostumbramos a ver, es esto lo que la hace interesante. Está ubicada dentro de una mina de sal, y por dentro se puede sentir una temperatura bastante menor a la de afuera. Cuando entras, la oscuridad también te recibe, pero luego los lugares toman color, gracias a un juego de luces, que resalta las esculturas y las cruces.

La realidad es que no importa la religión que puedas tener para visitarla. De hecho, el sitio es más bien turístico, y no funciona realmente como Catedral, sino como Museo. Dentro de ella, como cualquier otro templo, reina una inmensa paz y silencio religioso.

Está ubicada en la ciudad de Zipaquirá, también conocida como “La Ciudad de Sal”, y muy cerca de Bogotá, la capital de Colombia (a 49 kilómetros). La mina y su ciudad, además de ser uno de los centros de explotación de sal más importantes de Colombia, constituyen un Patrimonio Histórico y Cultural del país, por su conservada arquitectura colonial.

La gran y extensa mina se encuentra en una zona montañosa y actualmente posee una reserva de sal suficiente para los próximos 500 años.

Como toda Catedral, existe un Altar, que posee un dato muy interesante. El mismo, alberga la cruz bajo relieve más grande,  jamás construida. Esta es la parte más baja del lugar, y se encuentra a 33 metros debajo del nivel del mar, y a 180 metros desde la cima de la montaña.

Cerca del Altar, se encuentra la representación tallada en mármol de una copia de “La creación del Hombre” de la Capilla Sixtina.

Existe también una representación del via crucis,con los estados de Jesús antes de la crucificción.

Se trata de altares no muy grandes, tallados en roca de sal, y adornados también con juegos de luces de colores.

También se pueden ver otras esculturas de sal y mármol.

Para los interesados en la minería, ofrecen un tour para conocer a fondo el proceso de la sal.

Y al final del paseo, una fila de comercios de piedras talladas, souvenirs, y una cafetería reciben a los turistas hambrientos y sedientos, o con ganas de comprarse ese pequeño regalito de recuerdo al volver a casa. Porque como entenderán, está prohibido robarse la sal de las paredes!! y menos para llevarla como recuerdo, o para condimentar los fideos de esta noche…

2 responses to “La Catedral de Sal

Deja tu comentario

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s