Lección de Viaje Nº 1: llevo y cargo cosas innecesarias

Como venía diciendo en la entrada anterior, viajar enseña. La escuela de viajes te abre nuevas ventanas para conocer la vida misma, pero en otra perspectiva. Y esto no es cuento de Jorge Bucay, ni novela de Paulo Coelho. Lo digo con la firmeza de quien lo experimenta. Afirmo que en lo que llevo de viaje, he aprendido tanto o más de geografía, historia, ciencias sociales, negociación, literatura, idiomas, y arte, que en mis años de estudio.

Imagen

Por esto es que me gustaría compartir mis lecciones de viaje con ustedes.

Comenzando por la primera y obvia… sobre la cual muchos de ustedes dirán “te lo dije”, y que corresponde al momento de empacar la mochila.

Sí, lo admito, la cargué de más y la cantidad innecesaria de cosas que puse, luego de un mes, empiezan a surtir efecto. Mi espalda no las soporta.

Lógicamente (y ahora viene la excusa), no es nada fácil hacer la mochila y pensar que llevar para tanto tiempo. Por supuesto que hay lavanderías, claro. Pero todo parece poco, y este me combina con este otro, y lo mucho pesa…lamentable.

Pero luego viene el viaje. Y cargar la mochila. Entonces, esas prendas de ropa que necesitabas fervientemente ponerte, ese mate y termo del cual no podías despegarte porque te recordaba a tu país, esa plancha de pelo (sí, sí, sí, me lo dijeron) ahora estorban.

Entonces, todo eso que era cuestión de vida o muerte llevar. Ya parece inútil. Y ¿qué es lo que puede cambiar tan trágicamente este estado de pensamiento?

Bueno, yo lo concluyo a dos cuestiones. Básicamente porque la mochila pesa y cuanto más liviana, mejor para caminar. Pero la segunda cuestión es aún más interesante, y tiene que ver con las necesidades básicas para vivir.

Cuando viajas (o al menos en este tipo de viaje largo y de bajo presupuesto), generalmente no vas a fiestas, y poco importa lo que vistes, o lo que llevas. No importa si te combina la ropa, o te pusiste aretes, los monos y los perezosos no van a notarlo. Tampoco es importante si te apetece sostener una anaconda al cuello, ¿verdad?

Entonces, la luz: la lección aparece. Sí, se puede vivir con poco, con simpleza, y las cosas que parecen básicas, se vuelven ahora innecesarias.

6 responses to “Lección de Viaje Nº 1: llevo y cargo cosas innecesarias

  1. Me encantó! propongo quema de ropa en la algún lugar bello del mundo! besotes nena, te quiero mucho, te extraño!
    A.

    • Me gustó lo de la quema, tengo que ver el tema del lugar que no nos multen! Te quiero y te extraño lindo! Muaks!

  2. jajajaj! Que buena! Me resuena por dentro todo lo que decís, por qué será? ;b Totalmente de acuerdo amiga del alma, y como el Principito bien dice: “The essential is invisible to the eye”, isn’t it?

    Un abrazo super fuerte desde el otro lado del charco!

    Caty

  3. By the way, que linda libretita llena de corazones! Seguro que te la regaló alguien que te quiere mucho..
    😀

    • Exacto hermosa! Lo esencial es invisible a los ojos… nunca sonó tan apropiado! Te extraño y te quiero mucho!!!

  4. Totalmente deacuerdo, además que cuando estás tan lejos de tu casa cambia mucho de tu mentalidad

Deja tu comentario

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s