Chile: La Serena y Valle de Elqui

Como punto intermedio entre Valparaíso y el desierto de Atacama en el norte del país, decidimos hacer una pequeña parada en la tranquila La Serena.

La bella arquitectura neocolonial de la ciudad, sus playas turísticas, y sus parques, la transforman en un interesante destino.

Frente a la Plaza de Armas, está ubicado el edificio de la Municipalidad.

Del otro lado de la plaza, la Catedral.

La Iglesia de Santo Domingo.

Iglesia de San Francisco de Asis

Después de perdernos un poco por el casco histórico, decidimos pasear un poco por el Parque Pedro de Valdivia, y para nuestra sorpresa, nos dimos cuenta que no se trataba de un simple parque. Tenía inusuales animales enjaulados, al mejor estilo zoológico, pero con libre entrada.

Estuvimos un rato bastante largo contemplando el cóndor. Muy poco lo vimos moverse, pero el pequeño instante que lo hizo, y pudimos observarlo volar, nos transmitió un fantástico deseo de libertad. Entonces, la ironía nos inundó. Fue cuando deseamos verlo libre, en su hábitat natural.

Sus alas, abiertas y juntas medían casi tres metros de largo.

Eramos espectadores de un show que él desconocía.

Nuestro apetito comenzaba a incrementarse después del parque. Entonces caminamos hacia el mercado de La Recova. Se trata de un bonito lugar para comer mariscos, pescado y comida típica fresca.

Un recomendable plato del lugar es el congrio, que es una especie de pez marino. El plato en este caso, con una sabrosa salsa de camarones.

Muchos restaurantes para convencer a los turistas con un agradable gesto, suelen invitar junto con la comida, una pequeña copa de pisco.

El pisco es el aguardiente tradicional que se bebe en esta zona de Chile, y también se produce en Perú. De hecho, ambos países se disputan el invento, aunque se consideran diferentes tipos de pisco, puesto que su elaboración es diferente.

En el caso chileno, el pisco se produce principalmente con la uva moscatel.

Muchas de las destilerías que lo producen se encuentran ubicadas en el Valle Del Elqui.

Este autóctono valle, se encuentra a solamente dos horas en autobús desde La Serena, y está compuesto por varios pueblitos tradicionales que se pueden visitar andando a pie, porque entre ellos no hay grandes distancias.

Es así que el autobús nos dejó en el último de ellos: en la plaza principal de Pisco Elqui. Aquí vimos algunas personas descansando después del trabajo. No sean mal pensados, no se habían bebido todo ese barril…!

En la plaza se encuentra la Iglesia de Pisco Elqui.

Comenzamos a caminar por la carretera montañosa.

Si bien no había mucho tráfico, caminar por una carretera un tanto estrecha resultaba algo peligroso: porque de un lado teníamos la ladera de la montaña, y del otro, el precipicio. Pero el paisaje lo ameritaba.

La caminata duró aproximadamente dos horas hasta llegar al último pueblo y desde allí, un autobús nos levantó en la carretera para volver a La Serena.

Deja tu comentario

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s